Blog de Amatriuska

Un espacio para reflexionar,
hablar de evidencia y, de vez en cuando,
algún chascarrillo

¿Cuántas veces has echado la culpa de que tu bebé llore a la contramarcha?

¿Cuántas veces has echado la culpa de que tu bebé llore a la contramarcha?

Sentimos decirte que no. La culpa de que tu bebe llore en la silla de coche no es de la contramarcha. Esa no es la solución. Pero es una buena noticia, tu peque seguirá viajando seguro y nosotras vamos a darte algunos trucos para superar el trance. 

Hay infinidad de motivos que pueden ser la culpa de que tu bebé llore en la silla del coche y muchos de ellos dependen de su edad. Puede ser porque está incómodo (una posición demasiado curvada), porque esté demasiado tieso, porque se aburre, porque se siente atado, porque llevas más de dos minutos en el coche (sí, los peques tienen esa costumbre, cambian de parecer en menos de dos minutos). O sencillamente porque te está viendo y quiere estar contigo. Ninguno de estos motivos tiene tanto peso como para que cambies la orientación de la silla del coche (que sí, que puede ser que de repente deje de llorar, claro, has efectuado un cambio). 

Pero sabiendo que esto es peligroso para él, vamos a centrarnos en hacer pequeños cambios que puedan ayudarte a que deje de llorar. Por ejemplo: 

  • Si sueles viajar a su lado, prueba a hacerlo en el asiento del copiloto. 
  • Si es un bebé pequeñito todavía, vigila que la silla proporcione una buena posición, sin riesgo de asfixia postural ya que esa posición no sólo es peligrosa sino muy incómoda. 
  • Comprueba si hace mucha calor (normalmente pecamos por darles exceso de calor). 
  • Si ya va siendo más mayor, ten a mano varios recursos de juegos. Y no me refiero a objetos que luego puedan convertirse en proyectiles sino en ideas de canciones y juegos con tus propias manos. 
  • Un cuaderno y lápices de colores que luego puedas guardar en los compartimentos de los asientos. 
  • Una tablet para viajes largos colocada en un porta tablet en el cabecero del asiento. (sí, no son el demonio, a veces nos ayudan).
  • Para cada poco rato pero trata de no llenar el estómago cada vez. Si vomita creerás que se ha mareado por ir a contramarcha 😉 
  • Juega al veo veo, a contar coches, a decir los colores, a avisar al conductor si viene un coche, a cantar, al escondite con las manos, a coger cosas con los dedos de los pies…. 

Y en función del carácter de tu peque, tendrás que cambiar antes o después de recursos. O tendrás otras ideas (que nos encantaría que compartieras) y que harán que personas que se hayan planteado girar la silla, no lo hagan porque por fin vean que esa no es la solución. 

Si quieres comprar una silla de coche, o informarte sobre cuales son las mejores sillas contramarcha, puedes ponerte en contacto con nosotras. O apuntarte a nuestro curso de Seguridad Infantil en la Carretera.

Abrir chat
¿Te ayudamos?